Cada paciente y cada miembro de la familia tiene un conjunto único de creencias y valores. La persona que está a cargo de las tareas de trabajo social del hospicio realiza evaluaciones psicosociales del paciente al inicio y de forma continua y establece un plan de atención psicosocial, teniendo en cuenta estos principios tan importantes. Las visitas se realizan según el plan de atención establecido; sin embargo, el paciente, un miembro de la familia o cualquier integrante del equipo de hospicio puede solicitar visitas adicionales según sea necesario.

El objetivo del trabajador social es explorar todas las oportunidades y posibilidades para el paciente y la familia, así como abordar las necesidades asociadas con el proceso de fin de vida. Esta amplia gama de asistencia e información puede incluir:

  •  Asistencia con instrucciones previas (orden de no resucitar, testamentos, poderes notariales)
  • Opciones de ayuda financiera
  • Información sobre recursos comunitarios o estatales
  • Asistencia con arreglos funerarios
  •  Asistencia con el ingreso a una residencia para adultos mayores o traslado a un centro de atención para pacientes hospitalizados
  • Asesoramiento a pacientes o familiares en momentos críticos